ActualidadCovid 19Determinantes de la saludSalud Pública

Estos son los problemas de salud que ha ocasionado el teletrabajo

Por 11 mayo 2021 Sin comentarios
Foto: deproconsultores.com

Cuando comenzó la pandemia por COVID-19 en Colombia el teletrabajo era una tendencia en ascenso, pero con un camino largo por recorrer antes de posicionarse como un modelo de trabajo dominante. De la noche a la mañana, gracias a la nueva enfermedad, casi todas las dinámicas empresariales y organizacionales comenzaron a gestionarse desde los hogares, de manera improvisada y sin tiempo definido.

El teletrabajo hoy resulta para muchos la mejor forma de cumplir con los compromisos laborales, para otros, todo lo contrario. No todas las dinámicas familiares, individuales y laborales están dadas para hacerse desde las casas; menos cuando otros factores personales, como hijos, escuela, quehaceres del hogar y pareja convergen en el mismo espacio y a las mismas horas.

Si la gestión de tiempo es adecuada, el teletrabajo puede ser una opción, en principio cómoda, para el trabajador: no invertir horas en el transporte público o en el tráfico es una de las grandes ventajas que, al menos en ciudades grandes y complicadas, tiene el trabajo en casa.

Lea también: teletrabajo en pandemia: más responsabilidades, carga laboral y reuniones
Foto cortesía: Universidad Central.

Pero, si no se controlan algunos detalles, el teletrabajo podría- y de hecho ha sido así- tener consecuencias negativas en la salud de los teletrabajadores.

Un trabajo publicado en el portal microbiotaybienestar.es detalla que entre los inconvenientes que el teletrabajo ha ocasionado en la salud de las personas se cuentan la falta de socialización, la afectación de la estabilidad emocional y el sedentarismo.

Lea también: accidentes laborales en el hogar: responsabilidad directa del empleador
  • Falta de socialización: a través de una entrevista con el Pedro Pablo Ochoa, director de Campos, Programas y Proyectos del Colegio Colombiano de Psicólogos, conocimos que estudios han encontrado que el aislamiento y la exclusión social están asociados a índices de muerte prematura. Los seres humanos somos seres sociales y sociables. El aislamiento puede producir ansiedad, síntomas depresivos e irritabilidad. Es necesario, también desde el teletrabajo, compartir con otros seres humanos los sentimientos, los logros y los problemas.
  • Falta de movimiento: según microbiotaybienestar.es no tener que desplazarse hasta el trabajo no es completamente una ventaja. El teletrabajo supone una disminución importante del movimiento y, por ende, del gasto de energía.
Foto cortesía: rrhhdigital.com
Lea también: la mayoría de las personas se arriesgan a contagiarse de COVID-19 por necesidad

El aumento del sedentarismo tiene a su vez, una serie de consecuencias adicionales:

Alteraciones del sueño

En entrevista con Isabel Restrepo, neuróloga clínica, la experta confirmó que un 75 % de sus 1.300 pacientes, ha reportado tener problemas con el sueño durante el último año. Si no hay actividad física durante el día, es más difícil conciliar el sueño. Si, además, no se sigue una rutina de horarios, los ciclos circadianos se alteran y se puede producir insomnio.

Foto cortesía: Estar Bien.
Lea también: ¿sabe por qué se le quita el sueño justo cuando se acuesta? Aquí le explicamos

Alteraciones del peso

En Colombia 1 de cada 5 personas tenía obesidad antes de la llegada del nuevo coronavirus. La nutricionista Romina Sánchez explicó en entrevista, que la obesidad es una enfermedad que se ha convertido en un problema de salud pública. Así como el aislamiento es efectivo para combatir o mitigar los efectos de la COVID-19, alimentará- por otro lado- el sobrepeso en el mundo. A su consideración seremos conocidos como la ‘Generación Q’, pues la inactividad será el resultado de índices aún más elevados de obesidad.

Foto cortesía: La Voz de Galicia.

Lea también: ansiedad, obesidad y aislamiento: combinación detonante frente al Covid-19

Trastornos digestivos, especialmente estreñimiento

Dubravka Pérez, especialista en nutrición, dietista y experta en control metabólico explica que, los cambios en los hábitos de vida que ha traído la pandemia incluyen el estreñimiento, que sin tratamiento puede dañar el intestino o el recto, provocar deshidratación, obstruir el intestino y hacer que el cuerpo absorba más lentamente los medicamentos.

foto cortesía: Freepik.
Lea también: malos hábitos alimenticios en pandemia inciden en aumento de casos de estreñimiento

Dolores musculares

Los riesgos por malas o inapropiadas posturas, los riesgos ocasionados por movimientos de tipo repetitivo, los riesgos ocasionados por vibraciones, la indebida aplicación de fuerzas, las condiciones ambientales y los riesgos generados por cargas físicas, son algunas de las condiciones que hay que considerar sobre las ventajas o desventajas que ofrece el teletrabajo. “Las empresas suelen cuidar los puestos de trabajo y estamos acostumbrados a tener sillas y mesas apropiadas, pero en casa no siempre ocurre esto. Es muy recomendable que cada hora y media o dos horas se haga una pequeña parada en el trabajo y se realicen ejercicios de estiramiento muscular. No ocurre lo mismo desde el hogar”, asegura microbiotaybienestar.es.

Foto cortesía: Canal Salud | Grupo IMQ.
Lea también: compruebe si su puesto de trabajo en casa cumple con las condiciones recomendadas

Fatiga visual

En 2020 la población que se mantenía alejada de las pantallas comenzó a sumergirse, obligatoriamente, en su uso frecuente y excesivo. Las cuarentenas, aislamiento, clases virtuales y todo lo que se desprendió a partir del COVID-19 obligaron a que la virtualidad fuera el único y mejor método para cumplir con la jornada académica y también laboral. La exposición prolongada a partículas de alta energía del extremo azul del espectro de luz visible, puede dañar los receptores del ojo y el uso de luz artificial de noche puede disparar una diversidad de problemas del sueño, trastornos de salud física, emocional y mental.

Foto cortesía: CooperVision.

Trabajar desde casa dificulta la separación entre la vida laboral y la familiar. Este problema se ve todavía incrementado si no se dispone de un espacio único y diferenciado del resto del hogar en el que se pueda desempeñar el rol de trabajador, lo que conllevaría a un exceso de horas de trabajo, desajuste de horarios, insomnio y una posible tensión intrafamiliar.

Escribe tu comentario