ActualidadCovid 19Salud Pública

Si luego de vacunarse presenta síntomas de COVID-19, esto es lo que debe hacer

Por 5 mayo 2021 Sin comentarios

La Asociación Colombiana de Infectología, en conjunto con sociedades científicas, universidades e IPS y de la mano del Instituto de Evaluación Tecnológica en Salud (IETS) actualizó el Consenso Colombiano para el manejo del SARS-CoV-2/COVID-19, con la evidencia disponible a la fecha. En el capítulo sobre vacunación, las instituciones ofrecen orientaciones sobre qué hacer si hay síntomas sugestivos de infección después de la primera o segunda dosis de vacuna.

Según los argumentos expuestos en el documento, debe tenerse en cuenta que la eficacia de las vacunas para disminuir enfermedad sintomática no es del 100 % y para la mayoría de las vacunas oscila entre el 30 % y el 70 % con la primera dosis.

En estos casos la generación de anticuerpos homotípicos muchas veces no es suficiente para evitar la infección, especialmente si surgen nuevas variantes. "Con las dosis adicionales, para las plataformas en las que está indicado, la eficacia tampoco es del 100 % y ante esto los clínicos deben estar preparados para abordar adecuadamente al paciente que consulta por síntomas respiratorios u otros sugestivos de infección después de haberse vacunado".

Lea también: al menos 25% de las coberturas de vacunación en la región cayeron por la pandemia COVID-19

Existe la experiencia de los protocolos de investigación con los que se han validados los biológicos y esto ha permitido establecer que debe aplicarse la misma orientación clínica y de diagnóstico virológico que se realiza frente a pacientes sin antecedente de vacunación y con sospecha de infección por SARS-CoV-2. Algunas consideraciones que se deben tener en cuenta para esto son:

Ausencia de síntomas locales o sistémicos en las primeras 72 horas de vacunación: no se recomienda la ingesta profiláctica de antiinflamatorios o antimicrobianos para evitar la aparición de síntomas locales o sistémicos. Para otras vacunas se ha encontrado disminución de la inmunogenicidad en el tiempo cuando se ha empleado esta estrategia. Para los biológicos disponibles contra SARS-CoV-2 no es posible predecir el impacto que pueda tener el uso profiláctico de medicamentos para evitar efectos secundarios.

Lea también: este es el tiempo máximo para aplicar segunda dosis de las vacunas contra la COVID-19

• Síntomas sistémicos en las primeras 72 horas después de la vacunación: muchos pacientes pueden desarrollar síntomas sistémicos leves después de la primera y segunda dosis de vacuna. Es frecuente la presencia de fiebre, malestar, cefalea y mialgias, entre otros. Generalmente, no persisten más allá de las 72 horas después de la aplicación del biológico, siendo leves en la mayoría de los casos, y ante esto, solo se recomienda manejo sintomático con antipiréticos o antiinflamatorios, y no se debe considerar la posibilidad de infección por SARS-CoV-2, excepto si hay un antecedente epidemiológico clínico de relevancia que se ajuste al periodo de latencia entre el contagio y el desarrollo de síntomas, y que el paciente haya omitido a la hora de vacunarse.

Por precaución general, al igual que lo recomendado para otras vacunas, en pacientes embarazadas, ante riesgo de complicaciones, se sugiere uso precoz de acetaminofén si hay fiebre.

Foto cortesía: Westend61.

Síntomas locales después de 72 horas de vacunación: más allá de ese período, en algunos casos pueden persistir algunos signos locales en el sitio de aplicación como pueden ser rubor, calor y eritema. Si el compromiso es local, únicamente se recomienda manejo con antiinflamatorios y medidas locales como hielo. No está indicado el uso de antibióticos ni antivirales, a no ser que exista una clínica clara de celulitis o formación de abscesos. En estos casos se debe reportar la presencia de un evento adverso asociado a la vacunación y manejo específico de acuerdo con las pautas locales o institucionales.

• Síntomas sistémicos después de 72 horas de vacunación: si hay consultas por síntomas respiratorios u otros sugestivos de infección por SARS-CoV-2, se debe hacer el mismo abordaje clínico y paraclínico que se aplica a pacientes no vacunados. Las pruebas de identificación viral como son los antígenos y la RT-PCR, no deben tener falsos positivos, ni falsos negativos asociados a la vacunación de acuerdo con lo encontrado en los estudios pivotales de los biológicos.

Si existe sospecha clínica de infección por SARS-CoV-2 a pesar de la vacunación, los pacientes deben llevarse a aislamiento, con los protocolos que ha recomendados, hasta que se descarte la infección o se considere el alta epidemiológica, si el paciente tuvo infección demostrada.  

Foto cortesía: EFE.

Recomendaciones

• Se recomienda que los pacientes que presenten síntomas respiratorios deben llevarse a pruebas diagnósticas para SARS-Cov-2 y aislamiento en cualquier momento según criterio médico.

• Se recomienda búsqueda de infección activa por SARSCoV-2 en pacientes con síntomas generales diferentes a los respiratorios que persistan por más de 72 horas, dado que las reacciones de fiebre, síntomas locales y síntomas sistémicos pueden presentarse en las primeras 48-72 horas.

• La vacunación no modifica el resultado de las pruebas diagnósticas (RT PCR y el antígeno).

Escribe tu comentario