ActualidadAsociadasDeterminantes de la saludInformes de situaciónNoticiasSalud Pública

EPS, claves en reducción de brechas sociales entre mujeres embarazadas: estudio

Por 28 octubre 2022 Sin comentarios

Análisis destaca resultados del modelo de aseguramiento en controles prenatales.

Redacción Gestarsalud

Un análisis realizado por el Centro de Estudios en Protección Social y Economía de la Salud (Proesa) dio a conocer que entre 1990 y el 2015, en el marco del sistema de salud basado en el modelo de aseguramiento y gracias a las labores de las EPS, el porcentaje de mujeres que no tuvo ningún control prenatal pasó de 15 a solo el 2,4 por ciento.

El informe también destaca que en ese periodo de tiempo se registró un aumento significativo en la proporción de mujeres que tuvieron cuatro o más controles, pues ese indicador pasó del 69,7 por ciento en 1990 a 89,8 por ciento en el 2015. Mientras, el porcentaje de mujeres que tuvieron ocho o más controles pasó de 24,9 por ciento a 42,3 por ciento.

De acuerdo con el modelo de atención prenatal de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el número de consultas prenatales indicado para una madre es ocho. En Colombia, según el Plan Decenal de Salud Pública del 2013, la meta es lograr una asistencia de cuatro o más controles prenatales.

(Le puede nteresar: Reunión clave de gremios de Aliadas con asesor presidencial para asuntos empresariales)

El análisis de Proesa resalta, del mismo modo, que “la brecha del acceso a control prenatal entre los más pobres y los más ricos se ha reducido sustancialmente entre 1990 y el 2015” en todos los grupos de controles y del mismo modo cuando se analiza por nivel educativo de la madre o por zona de residencia entre urbana y rural. Eso sin contar la disminución de la brecha en el acceso entre cabecera y área rural y rural disperso donde el aseguramiento ha hecho grandes esfuerzos por estas mujeres y sus hijos.

Los autores plantean que, si bien es preocupante que el porcentaje de mujeres que tuvieron ocho o más controles es menos de la mitad, “si se analiza su tendencia histórica es evidente que este porcentaje ha mejorado, y estas mejoras son mucho mayores para los quintiles de riqueza más bajos”. “Cabe preguntarse si la baja proporción de mujeres con ocho o más controles se debe solamente a barreras de acceso o a otros factores de la demanda que aún no han sido modificados por el sistema de salud, tales como preferencias de las gestantes por un número de controles inferior al ideal de ocho”, mencionan.

(Le recomendamos: Carmen Eugenia Dávila asume la dirección ejecutiva de Gestarsalud)

En ese sentido, los investigadores de Proesa destacan que “la coincidencia de estos incrementos en número de controles prenatales y de los cierres de brechas de inequidades con el crecimiento del aseguramiento público en salud, sugiere que el aseguramiento ha sido un factor clave en el logro de estas mejoras” y, por consiguiente, “debería ser tenido en cuenta por el Ministerio de Salud en el diseño de una reforma al sistema de salud colombiano de forma que se garantice continuar con los avances en equidad evidenciados en el acceso al control prenatal”.

Vale decir que el efecto positivo del aseguramiento sobre la probabilidad de acceso al control prenatal, así como las mejoras más importantes, se empezaron a notar de manera más clara entre 1995 y 2000, precisamente el periodo en el que creció más rápido la afiliación al régimen contributivo y en el que se inició la afiliación al régimen subsidiado con un mayor énfasis en mujeres y niños.

Las cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) muestran que en el periodo siguiente, es decir, del 2015 al 2020, este indicador siguió mejorando en el marco del modelo de aseguramiento y gracias a la labor que lideran las EPS.

(Lea también: ¡Mejorar antes que volver a empezar!)

Lo anterior, aunado a las acciones de promoción y prevención que dentro del modelo de aseguramiento garantizan la gestión del riesgo y la integralidad de la atención en salud de las gestantes desde el 2019, implementando la Ruta Integral de Atención en Salud (RIAS) para el grupo de riesgo materno perinatal con el objetivo de generar las atenciones e intervenciones integrales de la salud para las madres, los bebés y sus familias.

En concreto, la proporción de madres que asiste a entre cuatro y siete consultas prenatales aumentó pasando del 64,1 por ciento en el 2015 al 72,7 por ciento en el 2020. No obstante, es de anotar que al mirar el porcentaje de más de ocho consultas de este tipo, el número se redujo ocho puntos (de 33,4 a 25,4 por ciento) en dicho sexenio. Cabe resaltar que en el 2020, a pesar de la pandemia por covid-19, los promedios de controles prenatales por embarazada, si bien bajaron, se mantuvieron por encima de cuatro.

En cualquier caso, la nota de Proesa menciona que aunque la recomendación de la OMS de ocho controles es ideal y soportada en evidencia, “seguramente exige superar otras causas de no acceso diferentes al gasto de bolsillo, tales como barreras culturales, o de aceptabilidad de los servicios de salud, que se reflejan en la preferencia de muchas gestantes de tener menos de ocho controles prenatales”.

(Le puede interesar: ¿Cómo están gestionando las EPS el riesgo de las personas con hipertensión?)

Escribe tu comentario