ActualidadCovid 19Implementación plan de vacunaciónNoticias

¿Cuáles vacunas contra la COVID-19 se recomiendan para pacientes inmunodeprimidos?

Por 8 abril 2021 abril 12th, 2021 Sin comentarios
Foto: theconversation.com

Una persona inmunodeprimida es aquella con una respuesta inmunológica defectuosa. Ellas son susceptibles a las infecciones por microorganismos, que están presentes en todas partes, pero que no causan enfermedad en personas saludables; y a las causas habituales de neumonía que pueden afectar a cualquier persona. Las principales causas de inmunosupresión pueden ser la infección por VIH, leucemia, trasplante de órganos, corticoterapia, tratamientos biológicos de enfermedades autoinmunes y medicamentos para tratar el cáncer. Pero, ¿qué se sabe de la aplicación de la vacuna contra la COVID-19 en estos pacientes?

En un post hecho por el infectólogo y asesor de la Organización Panamericana de la Salud por Colombia, Carlos Arturo Álvarez, las personas inmunodeprimidas (VIH, trasplantadas, en terapia biológica y con enfermedades autoinmunes) sí se pueden colocar las vacunas de SINOVAC (virus inactivo), AstraZeneca y Janssen (adenovirus no replicantes). Aseguró que, por otro lado, las vacunas desarrolladas por Pfizer y Moderna (ARNm) están contraindicadas para estos pacientes porque son vacunas de virus vivos atenuados. "Por ahora no hay ninguna aprobada con estas características", aseguró.

Por su parte, la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME) indicó que las personas inmunodeprimidas (incluyendo personas con el VIH, con recuento de CD4+ ≥200 cel/ml) o en tratamiento inmunosupresor (incluyendo los corticoides que pueden utilizarse en el tratamiento de la COVID-19) pueden tener un riesgo aumentado de padecer COVID-19 grave y, aunque no hay datos definitivos sobre la seguridad y eficacia de la vacuna en ellos, deben recibir la vacuna, "a menos que esté contraindicada". Por el momento, no se recomienda la interrupción del tratamiento inmunosupresor. Asegura la organización que las vacunas autorizadas hasta ahora son las que no contienen virus vivos y, por tanto, no pueden infectar a las personas vacunadas.

Foto cortesía: Clínica Las Condes.

Hasta ahora la evidencia en este sentido no es concluyente. Las personas con estas afecciones médicas pueden no generar una protección óptima a través de las vacunas. Los pacientes con enfermedades subyacentes importantes han sido excluidos, por norma general, de los ensayos clínicos, por esta razón ahora resulta de vital importancia desarrollar investigaciones que profundicen en la reacción de estas personas frente a la vacuna contra la COVID-19.

Lea también: VIH y COVID-19 ¿en qué se parecen?

De hecho, con el nombre de OCTAVE y con la financiación del Medical Research Council (MRC, por sus siglas en inglés), un grupo de investigadores de las universidades de Glasgow, Birmingham, Oxford, Liverpool, el Imperial College y el Leeds Teaching Hospitals, analizará el impacto de las vacunas desarrolladas contra la COVID-19 en pacientes con ciertas condiciones inmunodeprimidas. El estudio ya comenzó a reclutar voluntarios en Reino Unido, y espera alcanzar 5.000 pacientes vacunados como parte del programa nacional de vacunación.

Foto cortesía: Pulse Today.

Hasta ahora se sabe que los datos derivados de los ensayos clínicos de la vacuna de Pfizer/BioNTech no tiene contraindicación para su administración en personas inmunodeprimidas, pero señalan los desarrolladores que "puede que la respuesta inmune generada por la vacuna sea insuficiente en este grupo". Lo mismo sucede con la vacuna de Moderna. Ambas con tecnología de ARNm.

En el caso de la vacuna desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford "no hay contraindicación para su administración en personas inmunodeprimidas", según los resultados de los ensayos clínicos. A diferencia de las anteriores esta aplicación no plantea dudas sobre la robustez de la inmunidad mediada por la vacuna en este grupo de pacientes. 

La FACME insiste en que, exceptuando las vacunas desarrolladas con virus vivos o con vectores virales, las vacunas pueden ser administradas a pacientes inmunodeprimidos y es esperable que el perfil de seguridad sea similar que en la población general.

Escribe tu comentario