ActualidadAsociadasDeterminantes de la saludInformes de situaciónNoticias

Colombia está en alto riesgo de sufrir una crisis de hambre en 2022, según informe de FAO

Colombia se posiciona como el único país en Sudamérica con este estatus de Punto Crítico de Hambre.

Redacción Gestarsalud

Un informe realizado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) evidenció que es probable que la inseguridad alimentaria aguda se deteriore aún más en 20 países denominados como puntos críticos de hambre, esto durante el período de febrero a mayo 2022.

Estos puntos críticos de hambre fueron identificados a través de un análisis prospectivo, bajo los efectos de factores como la violencia y conflicto armado, crisis económicas (incluidos los impactos secundarios de la pandemia de covid-19), fenómenos meteorológicos extremos y variabilidad climática, además de plagas y enfermedades animales y vegetales.

Así las cosas, en los 20 países estudiados se identificó que la violencia organizada o el conflicto son los principales impulsores de un probable deterioro de los niveles de inseguridad alimentaria. Esto debido a que en el 2020, por ejemplo, alrededor del 65 por ciento de las personas en situación de inseguridad alimentaria aguda vivían en países con estos factores impulsores que pueden seguir aumentando, según estima el informe.

El documento también anota que casi dos años después del comienzo de la pandemia de covid-19, las interrupciones económicas globales y nacionales causadas por varias olas de contagio se han intensificado, porque según el informe solo el 8,5 por ciento de las personas en países de bajos ingresos han sido vacunadas hasta enero de 2022, y las nuevas variantes han generado incertidumbres en estos países ya que podrían afectar negativamente sus economías.

Los 20 puntos críticos del hambre de los que habla este informe están en Asia y el Pacífico, con Afganistán y Myanmar; América Latina y el Caribe, con Colombia, Haití y Honduras; y África occidental, con la República Centroafricana, Nigeria, Burkina Faso, República de Chad, República de Malí, República Islámica República de Mauritania y República del Níger.

También aparece el este de África, con Etiopía, Kenia, Somalia y Sudán del Sur; y África del Sur, con Angola, el Congo, Madagascar, Mozambique, la república libanesa, Sudán, Siria y Yemen.

(Le recomendamos: Informe confirma cómo la desigualdad afecta la salud de los afrodescendientes)

La situación en Colombia como punto crítico de hambre

Colombia entra dentro de estos 20 puntos críticos de hambre, siendo el único país en Sudamérica con este estatus. En este sentido, el informe reveló que 7,3 millones de colombianos sufren inseguridad alimentaria y necesitan urgentemente asistencia alimentaria para este 2022. De estos, aproximadamente el 64 por ciento (1,1 millones) de migrantes venezolanos tenían inseguridad alimentaria en julio de 2021.

“Es probable que la inseguridad alimentaria se deteriore aún más en Colombia en los próximos meses debido a una combinación de inestabilidad política, desafíos económicos y el impacto continuo de la crisis migratoria regional amplificada por el desplazamiento interno”, explican los autores.

El informe señala así los factores que han desencadenado estas lamentables cifras en nuestro país, explicando como primera razón que a pesar de la recuperación gradual de la economía desde el 2020, las oportunidades de empleo siguen siendo muy escasas y se presenta aumento de los precios y disminución del poder adquisitivo que evidentemente están exacerbando las pérdidas económicas causadas por la pandemia.

Adicionalmente, los autores explican que los retrasos en la implementación del acuerdo de paz de 2016 entre el gobierno colombiano y los grupos armados han provocado nuevas oleadas de ataques violentos que han dejado una suma de 61.000 nuevos desplazados entre enero y septiembre de 2021, que son prácticamente tres veces más de los que hubo en 2020.

Y en proyección a esto es probable que las perturbaciones económicas continúen en medio de la campaña electoral del primer semestre de 2022, lo cual podría contribuir a más desplazamiento en los próximos meses, señala el informe.

Todo esto sin contar que la pandemia de covid-19 ha amplificado aún más las disparidades existentes en el país, además de que sus efectos económicos seguirán sintiéndose en los hogares vulnerables durante varias meses más, a pesar de un repunte económico en 2021 y un crecimiento esperado del PIB de 5.5 por ciento en 2022.

(Le puede interesar: Embarazo adolescente sigue siendo mayoritario en zonas rurales del país)

Y si bien las pérdidas de empleo relacionadas con la pandemia ya se han recuperado casi por completo, la tasa de desempleo sigue siendo muy alta, con más de un 11 por ciento calculado en octubre de 2021, resaltan los autores.

Así mismo, es preocupante la alta tasa de inflación del país, que se situó en el 12,4 por ciento interanual en septiembre 2021, y que es probable que continúe afectando el poder adquisitivo de los hogares colombianos vulnerables.

Por otro lado y no menos importante, uno de los factores más evidentes para que Colombia se sitúe dentro de los 20 puntos críticos de hambre en este informe de la FAO es que sigue albergando el mayor número de migrantes venezolanos en la región.

Hasta agosto de 2021 se informó que más de 1,8 millones de migrantes de Venezuela estaban en el país, lo que representó un aumento de 100.000 desde principios de 2021, a pesar del cierre oficial de fronteras entre los dos países hasta octubre de 2021.

Adicionalmente, el documento menciona la reciente apertura de las fronteras y el hecho de que Colombia le otorgó el Estatus de Protección Temporal a los migrantes venezolanos en febrero de 2021, por el cual los migrantes venezolanos que se encuentran en el país tienen un un lapso hasta de 10 años para adquirir una visa y pueden circular así tranquilamente, algo que podría impulsar un mayor aumento de los flujos migratorios en los próximos meses, según menciona el informe.

Finalmente el documento señala que es preocupante que hay restricciones de acceso humanitario muy altas en Colombia que se han deteriorado durante la segunda mitad de 2021 y es probable que sigan empeorando significativamente, sobre todo en las zonas afectadas por el conflicto.

Cuales son las recomendaciones para Colombia

Como acciones anticipadas la FAO propone como recomendaciones en primer lugar aumentar los ingresos de los hogares y el empleo local, preservando los medios de vida agrícolas y mitigando la inflación que afecta el acceso a los alimentos, apoyando la cadena de suministro a los mercados locales.

Por ello recomiendan suministrar insumos agrícolas esenciales para la supervivencia de los animales y el mantenimiento de la producción de cultivos (alimentos para animales, suministros veterinarios, semillas y fertilizantes); ya que se espera que los precios de estos insumos aumenten aún más en tiempos de crisis.

Así mismo, brindar asistencia técnica para la producción y conservación de alimentos para animales (ensilado, henificado y concentrado artesanal), la preparación de fertilizantes con insumos locales y el establecimiento de bancos de semillas.

También hacer transferencias de dinero en efectivo a las personas más vulnerables en áreas rurales y urbanas, para mitigar el impacto de los aumentos esperados en los precios de los alimentos en la seguridad alimentaria.

Por otro lado, como recomendaciones de emergencia, proponen brindar transferencias en efectivo y/o asistencia alimentaria a poblaciones vulnerables (tanto migrantes venezolanos como población receptora) en diferentes territorios. 

Los autores finalizan haciendo énfasis en la importancia de brindar atención médica veterinaria de emergencia y entrega de alimento para animales, para recuperar el ganado sobreviviente y evitar mayores pérdidas y daños a los activos productivos ganaderos del país.

(Lea también: ¿Por qué los niños más vulnerables están durmiendo menos?)


 

Escribe tu comentario