ActualidadAsociadasNoticiasSalud Pública

Viruela del mono: los síntomas y señales de alerta para esta enfermedad

Conozca las manifestaciones clínicas y síntomas de la viruela del mono, según el Instituto Nacional de Salud.

Redacción Gestarsalud

La Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió la semana pasada una alerta sanitaria por la llamada viruela del mono o del simio, una enfermedad muy poco frecuente que ya ha sido detectada en 14 países y suma más de 100 casos.

Y si bien en Colombia aun no se han confirmado pacientes de esta enfermedad, el Instituto Nacional de Salud (INS) emitió un comunicado técnico para que las entidades territoriales, los profesionales de la salud, las clínicas y los hospitales estén alertas de posibles casos y se pueda hacer la identificación con rapidez.

Según el documento del INS, la viruela del mono es una enfermedad zoonótica causada por un virus del género Orthopoxvirus de la familia Poxviridae, no es nueva (fue reconocida desde la década de los 70) y su presentación clínica es similar a la viruela clásica.

(Le recomendamos: Viruela del mono: lo que debe saber de la enfermedad que alerta al mundo)

¿Pero, cuáles son estas características? La viruela del mono en humanos suele comenzar con una combinación de síntomas como fiebre mayor a 38,3 grados centígrados, dolor de cabeza, escalofríos, agotamiento, cansancio crónico, inflamación de los ganglios linfáticos, dolor muscular y lumbar, según explica el INS.

Después de tres días de la primera fiebre, el paciente suele desarrollar erupciones en la piel que tienden a aparecer en la cara y se diseminan a otras partes del cuerpo, incluyendo manos y pies. Estas lesiones cutáneas, según indica el INS, se presentan como máculas, para evolucionar a pápulas, vesículas, pústulas y costras.

En la mayoría de las personas la viruela del mono es una enfermedad autolimitada y benigna, que se prolonga por dos o cuatro semanas con recuperación completa. Su periodo de incubación está entre seis y 16 días.

(Lea también: Seis sosas que todo paciente de asma debería saber)

¿Cómo se puede diagnosticar?

Según la guía emitida por el INS, un médico puede sospechar de un caso por criterios clínicos y epidemiológicos y para clasificarlo debe profundizar sobre antecedentes de viajes recientes, específicamente desde países de África con brotes activos para este evento, países que recientemente hayan confirmado casos o haber tenido en estos países contacto con animales vivos o muertos, que sean considerados reservorios del virus.

Para el diagnóstico clínico se deben tener en cuenta criterios que la diferencian de otras enfermedades como varicela, herpes virus, eczema herpeticum, algunos enterovirus (coxsakie o echovirus), sarampión, infecciones cutáneas bacterianas, escabiosis, sífilis y alergias asociadas a medicamentos y algunas enfermedades dermatológicas.

(Le puede interesar: Virus sincitial respiratorio causó más de 100.000 muertes de niños en el 2019)

De acuerdo con el Instituto Nacional de Salud, un caso posible de viruela del mono es una persona que presente fiebre mayor a 38,3 grados centígrados y todos los síntomas relacionados, principalmente las lesiones papulo-vesiculares o pústulas, que inician en la cara y se extienden a cualquier parte del cuerpo, incluidas las plantas de los pies y las palmas de las manos.

Todo caso probable debe ser reportado de manera inmediata al Sivigila mediante el código 900, el cual captura información de datos básicos y en la variable “dirección de residencia” diligenciar el diagnóstico “viruela símica”. Solo se deben notificar los casos que cumplan con antecedente de viaje o nexo epidemiológico.

Cuando haya un caso probable se comenzará una vigilancia epidemiológica enfocada en el aislamiento de pacientes durante 21 días y el rastreo de contactos.

(Lea también: Estudio confirma el poder de la dieta mediterránea para cuidar el corazón)

Un caso solo será considerado como confirmado a través de análisis de laboratorio, para lo cual se deben colectar muestras de fluidos tomados del interior de más de una lesión en piel, que tengan apariencia distinta entre sí e, idealmente, de diferentes zonas del cuerpo. Estas deben ser almacenadas y remitidas al Laboratorio Nacional de Referencia del INS.

(Le recomendamos: Tasa de tutelas contra las EPS cayó 30 por ciento en el 2021)

Escribe tu comentario