Actualidad

Despenalización del aborto en Argentina: una radiografía de América Latina

Por 8 enero 2021 Sin comentarios
Foto: sipreba.org

Mientras una parte del mundo busca la manera de salvaguardar la vida, a través de una vacuna que genere una inmunidad importante frente al SARS-CoV-2 (la principal causa de muerte en el planeta en 2020), otra parte lucha por conseguir acabarla bajo un marco legal. En la Argentina, el pasado 30 de diciembre un contraste de realidades convergió en las afueras del Congreso gaucho. La ansiedad que generaba el debate respondía a una decisión muy importante para la sociedad. Doce horas después de iniciado el debate fue legalizado el aborto en el país suramericano.

La euforia ante la decisión fue sorprendente. El júbilo de quienes apoyaron la medida, mujeres jóvenes en su mayoría, era propio de una celebración que- en otros tiempos- podría ser causada por el fin de la guerra o la caída de una dictadura. Qué la muerte o la interrupción de la vida genere tal regocijo crea confusión entre quienes conciben la vida y la muerte de otra manera. Hoy, Argentina es uno de los países de la región y del mundo en los que el aborto es despenalizado en su totalidad. Una promesa cumplida por el presidente de ese país, Alberto Fernández.

Lea también: la planificación familiar es un tema de dos

“El aborto seguro, legal y gratuito es ley. A ello me comprometí que fuera en los días de campaña electoral. Hoy somos una sociedad mejor que amplía derechos a las mujeres y garantiza la salud pública. Recuperar el valor de la palabra empeñada. Compromiso de la política”, tuiteó el mandatario, al tiempo que celebró la nueva ley.

La decisión se esperaba con tal emoción que, en las afueras del hemiciclo, una pantalla gigante fue instalada para que los miles de ciudadanos que esperaban en las adyacencias, desafiando a una de las enfermedades más contagiosas e impredecibles de los últimos tiempos, escucharan la noticia de primera mano. Eran las 4:11 de la madrugada en Argentina cuando se dio a conocer la decisión. Una ola verde (color que caracteriza a quienes apoyan la despenalización del aborto) de inmediato inundó el lugar. La felicidad fue más poderosa que el temor de contagio de Covid-19.

Lea también: Colombia mantiene intactas las condiciones legales para practicar el aborto

Argentina es un país que lleva años intentando despenalizar el aborto, pero, las convicciones de los gobiernos de turno no lo hicieron posible anteriormente.

Influencia de Argentina en Colombia

Sin duda el mundo evoluciona o involuciona. Ya no son las mismas convicciones, modos y formas las que se aceptan. Movimientos nacen a diario para respaldar la femineidad, masculinidad, sexualidad en todas sus formas y las distintas posturas que el ser humano tiene frente a la vida y su manera de vivirla.

Sin duda, las convicciones de los gobiernos de turno son el reflejo de las leyes en cada país: cuanto más conservador sea el liderazgo del momento, menos posibilidades hay para crear cambios como los que genera la despenalización de aborto o el matrimonio igualitario, por ejemplo. Por otro lado, los líderes más liberales intentan ampliar la esencia de la sociedad, en lo que llaman recuperación de derechos y libertades.

La despenalización del aborto en Argentina abre una puerta de posibilidades en la región. En Colombia, por ejemplo, la Corte Constitucional lleva años estudiando el tema, pero, su estructura- mayormente conservadora- ha impedido que las decisiones lleguen más allá. En marzo de 2020, la penalización o no del aborto en el país se retomó a partir de una demanda de inconstitucionalidad que la ciudadana Natalia Bernal Cano presentó en contra del artículo 122 del Código Penal. Pero, la Corte Constitucional concluyó que no resultaba viable jurídicamente volver a analizar la constitucionalidad de la norma acusada.

Así las cosas, la sentencia C-355 que la Corte Constitucional estableció hace 13 años quedó intacta.

Las tres causales por las que una mujer puede practicarse un aborto a través del sistema de salud nacional en Colombia son:

1. Malformaciones del feto que sean incompatibles con la vida; 

2. Cuando peligra la vida o salud física y mental de la madre y/o; 

3. Cuando el embarazo es producto de abuso, violación, incesto, transferencia de óvulo o inseminación no consentida. 

En el país, la balanza está muy equilibrada. Hay tantos defensores de la despenalización del aborto como detractores. Un tema que, seguramente, seguirá tocando la puerta para entrar de nuevo en las decisiones constitucionales del país.  

Foto cortesía: Eltiempo.com

Hasta ahora los países de América Latina que permiten abortar sin condiciones en las primeras semanas de gestación, según el plazo establecido por sus leyes, son Uruguay, Cuba, Guayana, Guyana Francesa y Puerto Rico.

En El Salvador, Honduras, Nicaragua, República Dominicana y Haití está prohibida, sin excepción, la interrupción voluntaria del embarazo. En ParaguayVenezuela, Guatemala, Perú y Costa Rica tienen algunas de las legislaciones más restrictivas y solo despenalizan el aborto en caso de que la vida o la salud de la embarazada corra peligro.

En Chile y Brasil, al igual que en Colombia, se incluyen en sus códigos penales las variables de violación e inviabilidad del feto. En Bolivia, además, incluye la causal de incesto. En México, la legislación varía en cada estado.

Escribe tu comentario