Determinantes de la salud

Día mundial de la diabetes: dos claves para entender el control de esta enfermedad

Por 14 noviembre 2020 Sin comentarios
Foto: cortesía.

Mantener un buen control glucémico es importante para el manejo de la diabetes tipo 2, y hay factores clave que las personas con diabetes deben considerar.

Es importante considerar que las las fluctuaciones constantes de los niveles altos y bajos de azúcar en la sangre pueden conducir con el tiempo a complicaciones graves de salud ya un impacto en la calidad de vida. Pero, ¿qué significa todo esto y qué se puede hacer para ayudar a mejorar el control del azúcar en la sangre?

Dra. Andrea Espinosa, gerente Médico de Diabetes de Sanofi.

En conmemoración del Día Mundial de la Diabetes, hoy 14 de noviembre, Andrea Espinosa, gerente médico de diabetes de Sanofi en Colombia, comentó que “la diabetes es una enfermedad que se puede prevenir si se realizan cambios en el estilo de vida y se controla la adherencia al tratamiento, recomendado por el médico.

"El problema se agrava porque existe una falta de adherencia a los tratamientos, en algunos casos generado por el rechazo a aceptar la enfermedad o a la falta de conciencia de la necesidad de control que esta enfermedad puede implicar. También por el gran número de personas que prefieren automedicarse. Otro gran porcentaje de pacientes abandonan los tratamientos porque no sienten ningún síntoma que les genere molestia, en este momento olvidan que la diabetes puede ser una enfermedad asintomática pero que tiene graves complicaciones si no se controla oportunamente".

Es importante, y más en tiempos de pandemia, que la población se incline por una alimentación saludable, por incrementar la actividad física, mantener un peso corporal normal, evitar el cigarrillo, el azúcar y las grasas saturadas, así como someterse a los exámenes periódicos para detectar y tratar las complicaciones, dado que muchas de las personas con diabetes tipo 2 no tienen síntomas”.

Foto cortesía: iStock.

Comprender los niveles de glucosa en sangre

Cada vez que alguien come, el alimento se descompone en partículas diminutas en el cuerpo. Muchos alimentos contienen carbohidratos que se descomponen en moléculas de glucosa. Por lo tanto, después de comer alimentos con carbohidratos, el azúcar en la sangre aumenta porque hay más glucosa en el cuerpo.

Por el contrario, si no ha comido en mucho tiempo, los niveles de azúcar en sangre pueden bajar porque no hay mucha glucosa en el sistema. Si es necesario, se puede utilizar insulina antes de la ingesta de alimentos, con la finalidad de ayudar a controlar los niveles de glucosa o azúcar en la sangre.

El control de la diabetes implica un buen control glucémico, lo que significa controlar constantemente los niveles de azúcar en sangre para asegurarse de que se encuentran dentro de los rangos ideales. Un inadecuado control glucémico puede causar problemas como hiperglucemia (niveles altos de azúcar en sangre), hipoglucemia (niveles bajos de azúcar en sangre) o fluctuaciones en el azúcar en la sangre, indica el Dr. Oscar Quintero, director médico en Abbott.

La hiperglucemia puede ser causada si el cuerpo no produce suficiente insulina o no la utiliza adecuadamente; se puede dar por comer de más; por hacer poco o nada de ejercicio; por estrés emocional o enfermedad. Los síntomas incluyen micción frecuente, aumento de la sed, visión borrosa o fatiga. Si no se trata, la hiperglucemia puede causar cetoacidosis, que es una afección grave que puede conducir al coma diabético.

La hipoglucemia puede ocurrir si alguien no está comiendo suficientes carbohidratos, saltándose una comida, haciendo ejercicio intensamente o durante un largo período de tiempo, o tomando demasiados medicamentos para la diabetes. Los síntomas de la hipoglucemia incluyen sensación de temblor, latidos cardíacos rápidos o irregulares, náuseas o sensación de mareo. Si no se trata, puede causar hipoglucemia grave que puede conducir a convulsiones, coma o incluso la muerte.

Cuando los niveles de azúcar en la sangre fluctúan constantemente puede afectar la salud y la calidad de vida. El Dr. Oscar Quintero también indica que las fluctuaciones constantes y el control glucémico deficiente también pueden conducir a complicaciones graves de salud como enfermedad renal, enfermedad ocular, úlceras de pie diabético, enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular.

Cómo mantener el control glucémico

Las personas con diabetes tipo 2 pueden mantener un buen control glucémico a través de factores clave como los medicamentos para la diabetes, la nutrición y la actividad física, los cuales desempeñan un papel sinérgico en el control de la diabetes.

Un profesional de la salud puede guiar a las personas a identificar los medicamentos que funcionen mejor para cada persona. Tomar medicamentos para la diabetes según lo prescrito por un profesional de la salud puede ayudar a controlar el nivel de azúcar en sangre dentro del rango objetivo.

La actividad física puede ayudar a las personas con diabetes a controlar los niveles de azúcar en la sangre y reducir su riesgo de enfermedad cardíaca y neuropatía . Además, estar físicamente activo puede ayudar a las personas a perder o mantener peso, dormir mejor y controlar su presión arterial.

La nutrición también es un componente clave en el manejo de la diabetes y debe adaptarse a cada individuo. Hablar con un profesional de la salud, especialista en nutrición, puede ayudar a las personas con diabetes tipo 2 a determinar un patrón de alimentación que funcione mejor para cada persona. En general, es importante comer alimentos ricos en nutrientes, como frutas y verduras en tamaños de porción adecuados. Algunas personas también deben controlar la cantidad y el tipo de carbohidratos que consumen.

Los carbohidratos son uno de los principales nutrientes que se encuentran en los alimentos y algunas bebidas y tienen un impacto directo en los niveles de azúcar en la sangre. Si se tiene en cuenta el índice glucémico (IG) de los alimentos, un valor que indica la velocidad o rapidez con que un alimento puede aumentar los niveles de azúcar en sangre, puede ayudar a controlarlos. En general, los alimentos con bajo índice glucémico aumentan el azúcar en la sangre lentamente, mientras que los alimentos con alto índice glucémico aumentan el azúcar rápidamente en la sangre.

Para las personas con diabetes, los alimentos con alto índice glucémico pueden dificultar el control de la diabetes, mientras que comer alimentos con bajo índice glucémico puede ayudar a las personas a controlar el azúcar en la sangre . Algunos ejemplos de alimentos bajos en IG son la cebada, la quinoa, la avena, algunas frutas y la mayoría de los frutos secos, legumbres y frijoles. Los alimentos o bebidas especializadas para la diabetes, que se pueden utilizar como reemplazo de comidas, están diseñados para ayudar a minimizar los picos de azúcar en sangre, cuando se usan como parte de un plan para el manejo de la diabetes.

Escribe tu comentario