Determinantes de la salud

¿Qué dicen los antojos de su estado de salud?

Por 31 marzo 2021 Sin comentarios
Foto: cortesía.

Es común pensar que cuando a una persona se le antoja un alimento su cuerpo está teniendo necesidad del mismo, esto puede ser cierto, pero solo a veces. Si bien el cuerpo sí está enviando señales, no necesariamente quiere decir que el organismo requiera de alguna comida, a esto se le conoce como antojos.  

Un antojo es un estado emocional, que llega de forma repentina y lleva a las personas a consumir un determinado alimento. Aunque es cierto que pueden surgir de la nada, también son activados por circunstancias desencadenantes como pasar por un lugar determinado, un olor específico o algún otro estímulo.  

"Muchos antojos tienen como origen causas psicológicas, como el estrés y la ansiedad, y no son realmente el resultado de una deficiencia nutricional, ni tampoco corresponden a la necesidad fisiológica de comer que siente el cuerpo cada cierto tiempo", asegura la doctora Adriana Cadena, nutricionista de la Clínica Colombia de Colsanitas. Sin embargo, según estudios, algunos deseos de comer un alimento específico pueden estar relacionados con desequilibrios o deficiencias nutricionales: 

Foto cortesía: CookingLight.com

De acuerdo con lo anterior, es importante conocerse y aprender a escuchar al cuerpo y, antes de sucumbir a un antojo, se debería analizar en dónde está su raíz. Por supuesto, fijarse en los hábitos alimenticios también permitirá controlar los impulsos de comer. A continuación la doctora Luz Angélica Jurado, nutricionista de la Clínica Reina Sofía, brinda los siguientes consejos:  

  • Tomar agua es muy importante. Hay casos de personas que sufren de deshidratación crónica sin darse cuenta, lo cual puede confundirse con la sensación de hambre. Por ello, se sugiere tomar un vaso de agua cada vez que se sienta el deseo de comer.  
  • Aumentar el consumo de fibra permite que la persona se sienta satisfecha durante más tiempo. Para ello, se puede optar por el consumo de vegetales verdes crudos, frutas enteras con cáscara, cereales integrales y legumbres.
  • Desayunar bien, incluyendo carbohidratos complejos, grasas buenas y proteínas, es fundamental porque disminuyen la ansiedad y brindan saciedad. Las personas que no incluyen esta comida pueden presentar mayores antojos en el día. De igual forma, esta comida debe realizarse dentro de la primera hora después de levantarse porque, de otra manera, se activan factores hormonales que pueden afectar la selección de los alimentos.
  • Hacer ejercicio permite controlar la ansiedad y el estrés, que en muchas ocasiones influyen en los antojos.
  • No saltarse comidas. El hecho de comer regularmente mantiene estables los niveles de azúcar en la sangre, lo cual previene los antojos de dulces y evitará que se llegue a las otras comidas del día con mucha hambre y que se ingieran alimentos en exceso.

Escribe tu comentario